INAH impulsa plataforma de propuestas para regenerar el tejido social en México desde la cultura

Por: Alejandro Camacho

Al abrir el Encuentro Multidisciplinario “Cultura, Paz y Civilización”, el primero que inaugura una serie de diálogos para reconducir el rumbo de la participación comunitaria en nuestro territorio, el director general del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), Diego Prieto Hernández, expresó que se trata de impulsar una plataforma para proponer líneas de acción encaminadas a la regeneración del tejido social en México, desde el concepto amplio de cultura.

En la reunión, celebrada en el Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec, el antropólogo dio a conocer que estas iniciativas partirán de 13 líneas de observación, a ser discutidas por colectivos de trabajo en la Ciudad de México y en las 31 entidades federativas, a través de las universidades estatales y las representaciones que el INAH tiene al interior de la República. De estos foros derivarán iniciativas útiles para la implementación de políticas públicas en la materia, las cuales serán presentadas el lunes 26 de noviembre.

Las líneas de observación son las siguientes: México, diversidad ambiental y patrimonio biocultural; El patrimonio cultural, una agenda polémica; ¿Una nueva concepción de nación?; México, patrimonio y derechos indígenas; La cultura y las contradicciones de género; Economía, cultura y sociedad; Educación, ciencia, tecnología y cultura; Arte, industrias creativas y cultura; Organizaciones y movimientos sociales laborales; Cultura democrática y transición política; México y Estado de derecho; Medios de comunicación y redes sociales como transmisores de cultura; Cultura y nación en el mundo global.

Con la presencia de autoridades e intelectuales de diversos ámbitos, el titular del INAH señaló la pertinencia de que esta plataforma surja del propio instituto, creado hace casi 80 años bajo decreto del presidente Lázaro Cárdenas, y que puede, desde su marco disciplinar, llamar al análisis científico y propositivo desde las ciencias sociales y las humanidades, “para hacer las cosas de otra manera, y no a partir de la confrontación”.

Una vía eficaz para la pacificación y reconstrucción del país —dijo—, es arrebatarle a los grupos delincuenciales y a una clase política desvinculada de las necesidades de sus ciudadanos, aquellos “valores” que ha ido inculcando en la juventud y la adolescencia con su actuar: una noción equivocada del “éxito”, fincada en el hedonismo, la obtención de dinero de maneras dudosas y la “valentía” por encima de la razón.

“Ése es el fondo de la corrupción en donde la delincuencia encuentra eco, y es el desafío que nos plantea la necesidad de derrotar a los criminales desde el terreno de la cultura, de la producción de símbolos, de atraer a jóvenes y adolescentes hacia valores que abonen a una convivencia comunitaria distinta, pacífica, en armonía y en el reconocimiento de los derechos de los demás.

“Se trata de un foro necesario y complementario a otros que se han venido realizando por parte del equipo del nuevo gobierno, para escuchar las voces de las víctimas, los grupos de derechos humanos y las ONG. Aquí es otro punto de vista, el de los académicos, quienes están estudiando los problemas de la violencia, la inseguridad y de construcción de diálogo intercultural, para crear una plataforma de propuestas que ayuden al gobierno entrante a encontrar alternativas a la problemática que enfrentamos”, declaró el director general del INAH.

En su participación en el Encuentro Multidisciplinario “Cultura, Paz y Civilización” —cuya organización ha contado con el apoyo del escritor y luchador social Mario Núñez Muriel—, el economista e investigador del INAH, Carlos San Juan, brindó un amplio contexto de los factores que han repercutido en el estado actual de la nación y el cual puede rastrearse tres décadas atrás con la reconfiguración de las políticas de combate al tráfico de drogas, en alianza con Estados Unidos, y que a la postre, tan sólo en 2017 y según datos del INEGI, dejó en México la cifra récord de 31 mil 174 víctimas.

Pese a este panorama, y considerando el voto de tres millones de mexicanos por un cambio político en el país —continuó—, puede ser el momento oportuno para la movilización desde la cultura y la regulación de los “impactos internos” que ha traído la globalización, en regiones y localidades específicas: “Es un esfuerzo por reconquistar espacios y mentes, y vislumbrar un horizonte donde se regenere la República, coherente y de doble vía, donde se fortalezca la autoridad y su eficacia institucional, y se recupere el valor de la gente común”.

Al abordar el tema “Pacificación, seguridad nacional y seguridad pública”, el ex general José Francisco Gallardo urgió —ante el exorbitante número de desaparecidos y muertos en México— a una planeación estratégica multidisciplinaria, como la convocante, que incluya la refundación del Estado, la construcción de espacios democráticos, el fortalecimiento del orden institucional y romper los parámetros que caracterizan a un Estado autoritario.

“El objetivo de dicha planeación estratégica es restablecer la potestad del Estado en el uso de la violencia legítima, dentro de un Estado de Ley; desmilitarizar a la sociedad y los espacios públicos exclusivos del ámbito civil; y empoderar a los ciudadanos en sus derechos y obligaciones”, detalló.

Mientras, la doctora en derecho y experta en temas de género, Patricia Olamendi, dio una serie de cifras que exponen de cuerpo entero el abandono institucional en que se encuentran las mujeres, niñas y niños en México, instrumentos del crimen organizado, víctimas de feminicidio, trata de personas, del tráfico de drogas, de la violencia intrafamiliar y la explotación sexual, por mencionar algunos.

“Frente a esta realidad, el Estado mexicano no puede seguir marginando a las mujeres en la discusión sobre la seguridad, la justicia y la paz, debemos de participar en la revisión y análisis de estos temas, y proponer soluciones, políticas públicas y reformas legales que atiendan los diversos problemas que enfrentamos como mujeres”, instó.

El Encuentro Multidisciplinario “Cultura, Paz y Civilización”, presidido por las doctoras Aída Castilleja y María Elisa Velázquez, secretaria técnica del INAH y coordinadora nacional de Antropología del INAH, respectivamente, contó también con la participación del politólogo Jorge Javier Romero, el maestro David Pérez Esparza, la diplomática Olga Pellicer; Santiago Corcuera, ex presidente del Comité contra la Desaparición Forzada de la ONU, y el escritor Mario Núñez Muriel.

Los temas discutidos fueron: El debate sobre la Ley de Seguridad Interior y la democracia; Tráfico de armas y participación, Relaciones continentales y pacificación, Prohibicionismo y construcción de la paz; y La “Cuarta revolución social” y paz.

Autor entrada: